eBay

sábado, 2 de junio de 2018

GRIAL


GRIAL





Un día de luminosa locura, de beatífica paz, de eucarística mansedumbre, de silencio conventual y de mirífica religiosidad, tomé, con exquisita suavidad, mi obsoleta y raída vestimenta de peregrino, pretendí, amada de todos los tiempos, de todas las circunstancias y de todas mis vicisitudes y flaquezas, emprender un largo viaje que me llevaría a los más recónditos e ignorados lugares de la tierra, y que concluiría con el hallazgo, en una remota aldea cuyo nombre nunca indagué, como tampoco su exacta o aproximada ubicación.
¿Qué me llevó hasta allí, renunciando al encanto de tu melodiosa voz, a la ternura sin límites de tu regazo, a la frescura temblorosa de tus labios, a la suavidad imantada de tu dúctil cabellera, al brillo deslumbrante de tus ojos y al aroma hechizante de tu cuerpo todo? ¡Ay, amada! En mi locura fascinante quería sorber vino en la sagrada copa donde Jesús, El Hijo del Hombre, brindó por última vez con sus discípulos, uno de los cuales, Judas Iscariote, lo entregó a sus enemigos por treinta miserables monedas. Y lo hice, ¿sabes? y con el vino que libé se abrió para mí toda la sabiduría del mundo y mi espiritualidad recibió el don de la abundancia  y dejé de ser débil y comprendí que para acceder a la felicidad sin fronteras ni barreras hipócritas tenía que regar cada día, con agua pura de manantial, las flores de mi locura.


SELMA


SELMA

Por ti, dama mirífica, ficción brotada del torrencial río poético de Gibrán Khalil Gibrán, me creí primavera en vez de otoño y cual mancebo indócil y soñador trepé con las alas rotas de mi imaginación el muro interpuesto entre tu orilla y la mía para sentir en mi trémulo cuerpo la ardentía del amor prohibido.
Sí, Selma Karamy, tu candorosa belleza, tu angelical ternura y tu columna de luz, así como el exquisito aroma que despedía tu cuerpo, me transportaron, en fantástico vuelo, hasta el silencio de tus noches con música.




viernes, 1 de junio de 2018

ALFONSINA


ALFONSINA
  

Conocí, Alfonsina, el mar donde un día
Te marchaste a buscar
Entre las  bravas aguas   poesía
a la cual encantar

En el marplatense  paisaje amado
de la América musa
Alfonsina Storni, me sentí anclado
En la tarde confusa

Al tenerte cerca y lejos de mí
Y la sal de tu viento
Besando mi cuerpo. Alfonsina, di:
¿Era tu alma o tu aliento?



CONFESIONES


CONFESIONES



Tu tormento es mi tormento,
Tu dolor es mi dolor;
Es mío tu sufrimiento,
Y mío todo tu amor.


Frontera del sentimiento
De pureza revestido.
¡Ay, amor, tan consentido!
Tu tormento es mi tormento.

Altanero cundiamor
Del matutino paisaje.
Espejo de mi mensaje.
Tu dolor es mi dolor.

Se turba mi pensamiento.
Se derrumba la verdad.
Ha triunfado la impiedad.
Es mío tu sufrimiento.

Es mío tu resplandor.
Es mío tu bienestar.
Y es mío tu pesar
Y mío todo tu amor.









LATIR


LATIR



 Late mi corazón acelerado
Por el signo vital de tu presencia
Y la frescura  de oriental esencia
      En mi humilde covacha, ya  olvidado

              De placeres mundanos, afincado
     En la sublime  paz de la sapiencia,
    Ayuno de maldad y de violencia,
    Sus susurros de amor han prodigado

            Para sentir la vida en abundancia
    Para palpar tu suavidad de seda,
    Para hundirme en las aguas de tu mar

   Y sentir en mi cuerpo la fragancia
    Que de ti emana, cual si fueras Leda
    Rendida  al cisne blanco del azar.






jueves, 31 de mayo de 2018

TARDANZA


TARDANZA




Tardaste tanto,
Amor, en penetrar
A mi covacha

Que me creí
Ante tanta tardanza
Que tus sandalias

De fiel manceba
Nunca la alfombra azul
Que el suelo cubre

Para encubrir
Con especial holgura
Su sencillez

La besarían.
Y se cumplió el milagro.
Y a mi covacha

Llegó la luz
Simbolizada en ti.
Tanta tardanza

Gratificada
Después de larga espera
Sin descansar.




EMOCIONES


EMOCIONES

Amor se escribe con llanto
Dice una bella canción
Que escucho con gran pasión
Hasta que mi goce es tanto
que de pronto me levanto
en  mi covacha  indefensa
y mi mente nada piensa
ni siquiera en lo que fue
                                      Yo nunca sabré  por qué
Fue su fuerza tan intensa.

Delirio que me adormece
Y me sume en alegría.
Porque siento el alma mía
Cual árbol que se estremece
Por el viento que lo mece
Y resiste con valor.
Como hercúleo gladiador.
Y de pie canta victoria
Poseído de su gloria
Tan grande como el amor.

Me emociona ver el río
Cuando su cauce rebasa
Y realengo se desplaza
En el frágil sembradío
Exhausto ya del estío
Que las plantas atacó
Hasta que el suelo secó
Y casi en erial convierte.
Es emocionante verte
Amor que vida me dio.

miércoles, 30 de mayo de 2018

MANANTIAL


MANANTIAL

 Nunca se secará, amada, ese manantial de doble vertiente que nuestro pródigo amor hizo brotar en tu alma y en la mía, para que nos sirviera de espejo natural y único, para que viéramos reflejada en la pureza de su agua el fulgor de las estrellas y para saciar nuestra sed.
            No languidecerá  ese manantial, amada, porque su agua es prodigiosa y cada sorbo de ella, al extraerse, se multiplica con el amor que tú le transmites y con el amor que yo le transmito.
            ¡Manantial de amor que brotó de las entrañas de la tierra para sumir nuestras almas en inmenso placer!
            Manantial benigno que apaga la sed de los ariscos y preciosos pajarillos que pagan con su cántico múltiple la porción de agua que consumen para seguir siendo dueños del etéreo espacio y de verde flora.
            Manantial benévolo que das vidas a las flores del jardín de mi covacha de sueños.







GELIDEZ


GELIDEZ

Tus besos ígneos, amada, cual la calidez de la lumbre que pone a punto los alimentos para ser consumidos y la calefacción que usamos  para domeñar los efectos del invierno, alejan, amorosamente, la gelidez de mis labios expuestos al frío desgarrador de mis caminos sin brújula y en la más absoluta soledad, mi única compañera de viaje.
            Tus manos, cautivante amada, cual si fueran guantes de suavidad única, colocadas en las mías, eliminan, candorosamente, la frialdad  y la condición de hielo que las han endurecido, para embriagarme de tus querencia, desentumecidas ya.
            Tu cuerpo, amada, cálido como el verano que despide a la primavera y le da la bienvenida al otoño, abrazado con el mío, friolento,   en ritual amoroso, me devuelve el calor que el inclemente  invierno, con su nieve, me ha robado, como si sintiera envidia por nuestro amor.






SEQUEDAD


SEQUEDAD

De tanto deambular, bien mío, por el áspero y torturante desierto en busca de nada, sólo por dar rienda suelta a ese afán de aventura sin sentido que me impide ser sedentario, y no nómada demencial como lo soy,  persona común, y no Marco Polo, como me creo, sin la intrepidez del guerrero ni  sus conocimientos astronómicos para orientarme en la inmensidad de desconocidos mares y,  menos todavía,  la pericia marinera que me conducirá al destino de mis correrías, se me ha secado la mente y mis sandalias, de tanto caminar, perdieron su capacidad de proteger mis rugosos pies, llagados por el inclemente fuego las arenas desérticas.
            Sé, bien mío, que no sanarás con esencias aromáticas las  heridas de mis pies,  cual lo hiciera María Magdalena con las extremidades inferiores de Jesucristo.
            Pero sí colocará amorosamente mis pies en el recipiente  de peltre que llenarás del agua cristalina recogida con especial delicadeza del manantial que nutre tus sueños y los míos.
            Y mis pies sanarán para otra nueva alocada aventura que tus mimos no podrán impedir por mi naturaleza nómada.
            Y las neuronas de mi debilitada mente, con tus ungüentos de amor, recobrarán sus fuerzas.
            Y volveré a escribir poemas que, como siempre, sólo tú leerás, porque son para ti únicamente y no quiero que pierdan el valor de su intimidad con una lectoría masiva que, por sublimes, le dará el rango de favorito o por horripilantes sólo leerán una o dos estrofas para luego quemarlos o lanzarlos al cesto de la basura.






Etiquetas

¡CHÁVEZ VIVE! ¡DESPIERTA ¡HIPÓCRITAS! ¡MUERAN LOS DICTADORES! A la muerte de Hugo Chavez ABRACITOS ABRÁZAME ABRAZOS ABUNDANCIA ALFONSINA AMANTE AMAR AMORÍOS ARROYO AYUDA BESAR BESO BIPOLAR BOLÍVAR CALANDRIA CANTO AL MARISCAL SUCRE CASTÍGALOS SEÑOR CAUTIVERIO CHAFAROTE CHÁVEZ CLARIDAD CORAJE CORAZÓN COVACHA II Cumbre Energetica DEMOCRACIA DEMONIOS DESMAYO DESVARÍOS DICHAS Dichtung Dictadura en Venezuela DONES EL DIABLO CHÁVEZ El Sayón de Sabaneta ELEGÍA A PASTORA HERDUGO ENCALLADO ENCANTAMIENTO ESPERA… FANFARRONERÍA FANTASMAS I FE FRAGANCIA FURIA Gelidez GENERALES GENERALES 2 GENERALES 3 GRATITUD HEROÍNAS ILÍMITE IMÁGENES IMPERDONABLE INMIGRANTE LATIR LEVÁNTAME LIBERTAD LLANURA MARÍA CONCHITA ALONSO MARÍA. MOSAICO LÍRICO MOSAICO LÍRICO 10 MOSAICO LÍRICO 2 MOSAICO LÍRICO 3 MOSAICO LÍRICO 4 MOSAICO LÍRICO 5 MOSAICO LÍRICO 6 MOSAICO LÍRICO 7 MOSAICO LÍRICO 8 MOSAICO LÍRICO 9 NECESARIA EXPLICACIÓN NECROLATRIA NECROLATRÍA OJOS SINIESTROS PAN PATRIA PAYASITA PAZ PERDÓNALOS SEÑOR PETICIONES Petrocaribe PLATERO Poemario POEMAS MÍSTICOS Poesia POESÍA Poesia contra la Dictadura Chavista Poesia Politica de Venezuela Poesia Politica de Venezuela contra la Dictadura Chavista Poésie Poetas Venezolanos Poetry Poetry Publishers Poetry Websites PREGUNTA PRESENTIMIENTO Publishing Poetry QUERERES REPULSIÓN I REPULSIÓN II RÍO ROSAS RUISEÑOR SABERES SACRILEGIO SENSACIONES SI FUERA JOVEN SÍGUEME SIMÓN BOLÍVAR! SONETILLO LXXVIII SONETILLO XLVII SONETILLO XXIX SONETILLO XXIX A Nelson Mandela SONETILLO XXXI SONETILLO XXXII SOÑEMOS SORPRESA Submit Poetry SUMERSIÓN SÚPLICA TARDANZA TIRANO TIRANO II TRISTEZA TROVADOR Venezuelan Political Poetry against Dictatorship por Rodulfo Gonzalez VERGEL VIOLETAS VÍSTETE поэзия

Google+ Followers

Poemario de Eladio Rodulfo

Poemario de Eladio Rodulfo
Poemario de Eladio Rodulfo

Epic Music

Loading...

Recomendado